Este video pertenece al tercer disco independiente de Beyonce. Es un video simple, donde utiliza solamente a dos bailarinas, cuyos movimientos son un fenómeno. La fórmula es simple, sexys pasos al son de una canción bien pegajosa y con tomas diferentes con la cámara.

Este es uno de los mayores éxitos de la cantante, no por la gran calidad de su video, sino por la excelente ejecución de la coreografía.

Ella es sin duda, junto a Christina Aguilera, las mejores voces femeninas de su generación, añadiéndole como valor agregado una cuota de erotismo, que para todos los hombres del mundo, agradecemos. Hoy, convertida en una diva y ganadora de numerosos premios, incluyendo más de un Grammy, Beyonce es sin duda una de las artistas más talentosas del mundo del pop.

Anuncios