Ya llegamos a los últimos años de la década de los 90s, gloriosa época en que la música pop pasó a primer plano, seguramente con el estreno de MTV en Latinoamérica.

Sin dudas, la banda que más éxito tuvo, si de mixtas se refieren, fue A teens. La fórmula fue simple, un productor con hambre de dinero y fama, hizo un casting para reclutar a cuatro jovenes chicos, en ese entonces de 16 y 17 años y los juntó en un primer album, multiventas, que sería en honor al grupo Abba. De esta forma, los cuatro chicos se convirtieron en un fenómeno, luego de re grabar clásicos del pop como Mamma Mia, Gimme, Gimme, Gimme! y Dancing Queen. El éxito llegó hasta nuestro país, con su visita al Festival de Viña del Mar en el año 2000. Pese a su criticado playback, fue la última vez que el certamen viñamarino trajo a un grupo fenómeno del momento. La historia es repetida, se separaron luego de grabar dos discos más, sin tanto éxito como el primero. La única que ha sobresalido fue Marit, pero en su país de origen. Siguió la línea del pop, con una imagen bien trabajada.

En cuanto a S Club 7, 7 jóvenes que bailaban y cantaban en torno a una serie de tv transmitida por Nickelodeon, alcanzaron notable éxito, sobretodo con las canciones de su primera producción. La canción S Club Party alcanzó notable éxito en las radios y en los canales de música. Su separación vino en el 2002. Sin embargo, hoy se vuelven a juntar. Para los fanáticos impedernidos de la banda.

Ambos grupos de laboratorio y extraídos de un casting lograron marcar a toda una generación y se convirtieron en una verdadera producción de éxitos y dinero que no perduró en los años.

Anuncios